13 de noviembre de 2015

El cuartito del horror

Esta es la historia de cómo nació y se transformó el "cuartito del horror" 
Cuando me mudé a esta casa, allá por 2012, comencé a reciclar los ambientes de la casa por orden de importancia, como este es un segundo dormitorio, nunca tuve la imperiosa necesidad de utilizarlo y fue quedando relegado, a tal punto que se convirtió en depósito de #todoloquenosabésdondeguardar, cualquier cosa que anduviera dando vueltas iba a parar a esta habitación, que pronto pasó a llamarse "el cuartito del horror" 
No les voy a negar que la idea de revolear todo sin más resultaba tentadora para todos, y es por eso que pasaron más de tres años, pero por otro lado ya me estaba comenzando a pesar no disponer de un espacio liberado, donde la energía fluyera libremente, esto de tener un depósito a puertas cerradas dentro de casa ya me disgustaba bastante.
Asique para empezar se hizo necesario deshacerse de lo inservible, acomodar y reubicar varias cosas. 





Así como lo ven, pintado en ese amarillo furioso estaba el dormitorio desde la mudanza..
Tenía los zócalos rotos, algo de humedad, varios agujeros en la pared, el techo descascarado, el parquet con restos de lo que alguna vez supo estar encerado..

Como siempre antes de comenzar con los arreglos me dediqué a proyectar el espacio, y en función a las necesidades surgió que este iba a ser el cuarto de huéspedes, y como tal debía tener un estilo más adaptable tanto a hombre como mujer o niños y ser bastante despojado.
La idea de hacer el revestimiento de madera sobre la pared surgió como una necesidad, más allá de la tendencia actual, ya que nuestra gatita Lucy mancha con sus patitas las paredes debajo de las ventanas para entrar o salir al patio, asique esto me pareció una excelente solución.
El resto está a la vista:


Una silla Luis XVI recién retapizada "corta" con lo
industrial de la deco.

Bolsa de papel, velas de soja y carteles (todo de mi tienda)
hacen su aporte al espacio.


 

Corazón colgante madera, en blanco lavado, de La Florinda.

En resumen, que se hizo:
* Arreglamos paredes y cieloraso.
* Decapamos, lavamos y patinamos abertura de madera.
* Pintamos rejas y postigos.
* Pintamos paredes en dos tonos diferentes y techo.
* Reemplazamos y pintamos zócalos.
* Hicimos revestimiento en madera, patinamos y protegimos madera.
* Pulimos e hidrolaqueamos el parquet de manera manual.

Al momento falta la luminaria central, conseguir una cama y algún otro detalle, pero ver el antes y el después me llena de satisfacción. Estoy conforme y contenta, de paso aprovecho y les cuento que si requieren de alguno de los servicios arriba mencionados, no tiene  más que escribirme.
Pintura -colocación de revestimiento maderas -Hidrolaqueado manual piso de madera -Reciclaje de muebles, pátinas, decapado de aberturas -Asesoramientos en decoración
gabarom@hotmail.com






4 comentarios:

Migdalis Moreno dijo...

Los cuartitos del terror parecen mutar en "espacios de terror", cuantos lugares podemos dejar "para después" pensando que muy pronto los arreglaremos, pero terminan siendo abandonados hasta que no podemos ignorarlos más porque nos gritan en la cara que ya es tiempo de hacer algo al respecto.
Tu forma de encararlo es exquisito, la pared es un encanto, da una sensación tan fresca, romántica y relajante. Que afortunados tus visitantes, creo que no van a querer irse de allí!

Little things Handmade dijo...

jajajaja que genios !!! Quiero al Team la florinda conmigo =) =)

Anónimo dijo...

Hacia mucho que no pasaba por aquí , y me quedé embelesada con tanta belleza... todo lo que haces es precioso... y el cuarto te quedo magnífico
Patry.colo

Heidi Mader dijo...

Una remodelacion impecable,felicitaciones!