23 de julio de 2014

Terapia: las plantas

Aprovechando el hermoso día primaveral del sábado me dispuse a plantar gajitos de sucus que había recibido de regalo varios días atrás. 
Casi sin darme cuenta se me pasó la tarde, y una vez concluí la tarea me sentí mejor, con una grata sensación.
Y esto que me pasa a mi también le pasa a muchas otras personas, y encontré la explicación en un texto que me envió mi papá en un mail justo hace unos días.
Dice así:

Los aromas y armonías vitales de las plantas nos ayudan a descargar tensiones, nos aportan frescura, energía y vitalidad, mejoran nuestro ánimo y recargan nuestras energías...
           
Las plantas elevan la autoestima, alivian la depresión, relajan y mejoran las funciones motoras, la concentración, la motivación, la tolerancia al trabajo y la destreza manual de quienes las manipulan. Alguien dijo por allí: “No hay mejor forma para preservar la salud que pasar el tiempo libre en el jardín”.

Según estudios realizados sobre las ventajas de la utilización de la jardinería como medio de salud y comunicación, estar en contacto con las plantas incentiva los lazos con la naturaleza, fortalece el equilibrio bio-psico-socio-cultural y espiritual en el que se sustenta la salud humana y mejora la calidad de vida de la persona. 

Según algunos estudios, la jardinería estimula la mente, los sentidos y la memoria. Además, los retos que implica y el sucesivo alcance de metas que se van logrando simbolizan en pequeña escala una muestra de lo que es la vida, nos enseña a ser perseverantes, pacientes y a luchar por conseguir los objetivos.

Las propiedades de las plantas han sido estudiadas en diferentes ámbitos académicos que han llegado a la conclusión de que la relación con las plantas puede constituir una verdadera terapia para calmar ansiedades y mejorar la vida emocional de las personas.

Las plantas nos aportan una energía muy especial; su belleza y frescura activan nuestro cerebro y estimulan la producción de serotonina.  Visualmente, alegran los ambientes y cuidarlas y ayudarlas a crecer es un ejercicio muy gratificante que nos conecta siempre con la vida. De acuerdo con la antigua sabiduría china, las plantas transmiten diferentes energías según sus orígenes y los aromas que despiden.


En mi mesa conviven el trabajo de reciclado y pintura y las plantas..








Las macetas también son un regalo, son de cemento y están hechas de manera totalmente artesanal. 
Para darle color lo único que hice fui darle unas pinceladas.







Todavía tengo más por hacer, espero el resfrío que tengo me de tregua y pueda seguir! Más plantitas y macetas lindas me esperan!
Felices vacaciones de invierno!


7 comentarios:

Mundotutifruti dijo...

Que lindo! me encantan las crasas y los cactus, tengo un par en la ventana, el único espacio q hay en casa para poner alguna planta en primavera voy a ponerme en campaña para preparar algunas mas.

Mara dijo...

Hola Gabi, me encanta lo que publicaste! Es asi, tal cuál! Y adhiero al amor por la jardinería y especialmente por la horticultura! Cosechar tus alimentos, no tiene parangón! Besos! Mara

Angie Vázquez dijo...

Yo también ando en lo mismo, tengo muchas latas y mis hijos y yo planeamos convertirlas en lindas macetitas.

Tienes mucha razon cuando hablas de toda la alegría y salud que las plantas nos dan.

Me encantó este post.

Saludos desde Jalisco, México.

La Filandera dijo...

Me encanta tu blog y el estilo vintage!

....las plantas tb aunque no se me dan muy bien....

Un saludo desde Asturias!

https://www.facebook.com/ladecorateca

quimtexexpress dijo...

muy lindos los colores, integran la casa demaera muy simeple.

mercedes rodriguez dijo...

Hola !! me encanta tu blog y todo lo que haces en la florinda!! te queria preguntar si las suculentas pueden plantarse en cualquier recipiente' o necesitan un drenaje?? me parecen divinas y quiero ponerlas en todos lados...pero tengo miedo de meter la pata jiji!
Te mando un beso grande! y muchas gracias x compartir todo lo lindo que haces!

Carola Zajdman dijo...

Ella es la reina dejate de hinchar !